Artículo de opinión

El jardín de nuestra mente

Los obstáculos y los problemas forman parte de la vida diaria. Vivir en armonía no significa liberarnos de todos nuestros problemas, sino que debemos cambiar nuestra actitud hacia ellos cuando los aceptamos y aprendemos.

Soy un gran convencido del poder de la palabra y del pensamiento positivos. Nuestro cerebro graba todo lo que pensamos y si tenemos pensamientos positivos, de eso estará llena nuestra mente, al igual que si está llena de pensamientos negativos, así nos sentiremos y actuaremos. Por eso, atraemos lo que pensamos y en el jardín de nuestra mente crecerán los pensamientos que reguemos.

Norman Vincent Peale, doctor psiquiatra de Estados Unidos, en su libro “El poder del pensamiento positivo”, nos dice que este tipo de pensamiento desempeña un papel importante en la vida pues una persona que piensa así acabará teniendo una vida más efectiva que alguien que piensa negativamente. Cuando suceden cosas malas, un pensador positivo no va a dejar que estas le depriman ni permitirá que lo malo invada sus pensamientos. En lugar de ello, buscará cosas positivas y tratará de encontrar la solución a los problemas.

Este tipo de pensamiento nos permite evitar siempre lo negativo cuando sucede algo malo, asumir que las cosas buenas llegarán a su manera, esto ayuda a proyectar una actitud que trae cosas buenas en su momento, permite transformar lo negativo en positivo, ayuda a crecer y abrirse paso hacia el éxito, a visualizar la vida como algo poderoso y permite abrir la puerta para que las cosas buenas sucedan en nuestra vida.

Vincent Peale nos recomienda lo siguiente, para darle un giro positivo a nuestra vida. Leer sobre el pensamiento de cosas positivas, incluyendo la lectura de libros que son optimistas e inspiradores. Utilizar la visualización, es decir tener imágenes positivas en la mente de las cosas futuras que queremos lograr.

Asimismo, sonreír para proyectar una actitud positiva, nunca abandonarnos a nosotros mismos, ser un pensador positivo; es decir aprender a tratar constructivamente los pensamientos negativos y no dejar que estos nos sobrepasen.

Algo muy importante es identificar los temores que nos llevan a pensar negativamente y tratar de evitar los sentimientos de debilidad y duda de uno mismo. Por el contrario, debemos aferrarnos a los sentimientos de felicidad y éxito, hacer lo que nos haga sentir felices y rodearnos de personas alegres y optimistas.

Los obstáculos y los problemas forman parte de la vida diaria. Vivir en armonía no significa liberarnos de todos nuestros problemas, sino que debemos cambiar nuestra actitud hacia ellos cuando los aceptamos y aprendemos las lecciones que dejan. La paz interior se logra mediante la comprensión y aceptación de las inevitables contradicciones de la vida. Recuerda, nos convertimos en aquello que más practicamos.

Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor.